Busca avançada



Criar

História

El sueño de la vivienda estable

História de: Elizabeth Santos
Autor: Museu da Pessoa
Publicado em: 05/07/2010

Sinopse

Elizabeth relata cómo la especulación inmobiliaria ha sido un gran problema en Venezuela, a través del cual dueños de edificios comenzaron a desalojar violentamente a muchas personas, para vender a precios especulativos e inaccesibles. Explica cómo, a partir de su propia experiencia, ella junto a otros inquilinos han luchado incansablemente, organizandose, trabajando en conjunto y aportando a un movimiento mundial contra el desalojo.

Tags

História completa

P-1: Elizabeth para empezar ¿me puedes decir tu nombre completo, el local y  fecha de tu nacimiento? 

Elizabeth Santos, he nacido en Caracas, Venezuela, el 29 de agosto de 1975. 

P-1: ¿Cuál es el nombre de la organización que te trae acá?

Red Metropolitana de Inquilinos

P-1: ¿Qué hace la Red Metropolitana?

Nosotros nos conformamos en el año 2006, más o menos, en una pequeña parroquia de Caracas, la Parroquia San Pedro. Todos viviamos en edificios y en estos edificios estaban desalojando a la gente, muchos dueños querían venderlos a precios especulativos y por eso la gente no podía acceder a esas viviendas. Muchos de esos edificios las personas tenían, tienen todavía, más de 40 años viviendo. 

P-1:¿Tu vivías allá también?

R: Si. Son edificios completos de un solo dueño y los han alquilado durante muchos años. Se muere ese dueño, quedan los hijos y después quedan inmobiliarias. Las personas que viven allí están enraizadas en esos sitios. Entonces por eso empieza la lucha.   

P-1: ¿Cómo es el nombre del barrio?

R: Parroquia San Pedro. Empezamos algunos compañeros pegando pancartas en las paredes y convocando una reunión. Luego notamos que casi todo el mundo tenía el mismo problema. Después nos aliamos con otras organizaciones que son los CTU, ellos también tenían esta lucha por la vivienda, por la ciudad y así hemos conformado una plataforma donde somos nosotros los inquilinos, los conserjes, los CTU y los campamentos de pioneros. Entre todos hemos conformado la plataforma Cero Desalojos, son organizaciones independientes que se ayudan en los momentos críticos, nosotros apoyamos todas las iniciativas de ellos y ellos las nuestras. 

P-1: ¿Y qué haces tu allá?

R: De todo. Nosotros tenemos una organización horizontal, no tenemos una estructura formal, de un jefe, un director, nunca nos gustó. Los liderazgos se van creando a partir del trabajo. A mi me parece que la parte de comunicación es muy importante. Yo escribo artículos y mucha gente se entera del movimiento, pero esto es espontáneo. Tu vas formando el liderazgo entre la organización, no hay elecciones, no hay ningún jefe que mande. 

P-1: ¿Y nos puedes contar algunas de las acciones más recientes?

R: Desde el año 2006 hemos venido parando desalojos a la fuerza. Hay dos tipos de desalojo, los que son supuestamente legales, que salen por la orden de un tribunal y los que son espontáneos, al dueño le da la gana de desalojar a alguien, contrata unos hombres, le paga a dos policías y lo hace. Nosotros tenemos una red, hacemos las asambleas todos los lunes, religiosamente, desde hace cuatro años. La Universidad Bolivariana nos presta un espacio, un pasillo, nosotros sacamos las sillas de los salones y hacemos las asambleas. Allí va la gente cuando tiene alertas de desalojo. Dicen que posiblemente tienen un desalojo, entonces nos conectamos en red. Cuando a esa persona le pasa el desalojo ella pasa un mensaje de texto a alguno de nosotros, nosotros a los demás y así se va haciendo una red. Vamos todos al desalojo y - por fuerza de choque - lo detenemos. Rompen la puerta de la gente y empiezan a sacar sus cosas. Todo, todo. La gente se queda solamente con lo que tiene encima. Una vez le quitaron todo a una señora que tenía bebes y no tenia ni tetero para los bebes. Ellos se llevan todo. Es una cosa muy medieval. Es muy cruel ir a un desalojo pero a la vez te llena de mucha fortaleza, porque tu te indignas tanto que vas contra. En  los primeros tiempos la policía iba contra nosotros porque pensaban que les íbamos a hacer algo a los jueces y la misión de la policía es proteger al juez. Pero la policía nos agredía. Un compañero fue agredido, otro golpeado, era bien fuerte al principio. Luego hicimos una mesa de diálogo en la Vicepresidencia de la República y ya la policía no arremete contra nosotros, simplemente van a proteger al juez. Nosotros jamás hemos intentado nada contra nadie, ni contra al juez ni contra nadie. Nosotros no usamos de violencia física, resistimos, hacemos cadenas humanas para no permitir que saquen a las personas, esa es la lucha. 

Tenemos dos decretos “Cero Desalojo”, uno en el municipio Libertador, que es una parte de Caracas, y otro en Valencia. El Alcalde del Municipio Libertador ha colaborado mucho con nosotros. Él basó todo su plan de gobierno acerca del derecho a la ciudad, está muy ganado a esta idea de la defensa de los derechos humanos, el derecho a la vivienda y le ha dado orden a la policía de Caracas que no arremeta contra nosotros. Pero los dueños de los edificios pagan hombres armados, que nosotros decimos paramilitares. Hay un edificio que se llama Joselina donde vive una compañera de nosotros - una compañera muy colaboradora, muy fuerte en el movimiento - le han hecho siete desalojos y hemos parado a los siete. Pero esta compañera no tiene muebles, no tiene nada, no tiene un recuerdo, no tiene una foto, los dueños llevaron todas sus cosas a una depositaria judicial y para sacarla de allí - muchas rotas, muchas robadas -  tiene que pagar mucho dinero. Pero ella está resistiendo en su apartamiento, porque esta es su casa. 

En ese mismo edificio sacaron a otra señora un día de domingo. El dueño llegó con hombres armados - porque el hombre tiene una agencia de seguridad - y estos se pusieron en todos los pisos, cuando los vecinos se enteraron que iban a sacar a su compañera se pararon en todos los pisos y no dejaron que nadie entrara ni saliera, tomaron el edificio en una operación comando. Cuando nosotros llegamos fue poco lo que pudimos hacer porque ya se habían llevado a sus cosas. Agarraron una mandarria y rompieron el baño, la cocina, el apartamiento quedó inhabitable para que ella no volviera a entrar, pero ella volvió y esta reconstruyendo las cosas.      

 P-1: ¿Y cuándo empieza la relación con la Alianza Internacional?

R: Yo siempre he estado escribiendo, siempre tenía feedback de las personas y siempre estoy navegando por la web. Encontré a la Alianza y empecé a escribir a Pedro y fui haciendo una relación de amistad, de lucha, yo le preguntaba cosas y él respondía. Siempre hemos tenido este contacto,   nosotros compartimos nuestro decreto, se lo pasamos, ellos hicieron aportes, fue un trabajo colectivo del movimiento, un trabajo muy bonito porque es un trabajo de todos. 

Con la Alianza ya tenemos muchos años, lo que pasa es que yo con los papeles no he sido muy buena. Recientemente los entregamos. Pero siempre hemos tenido ese contacto con Pedro, con César y con Mariela.  

P-1: ¿Cómo ves el FUS (Forum Urbano Social) en relación al FUM (Forum Urbano Mundial)?

R: El FUS es como la casa de nosotros, donde nos podemos expresar, todos tenemos el mismo problema, vemos las cosas de la misma manera, en cambio estos organismos multilaterales, formales, ven las cosas de otra manera porque no padecen de los problemas, no viven sino que son investigadores. En mi país yo trabajaba en la defensoría del pueblo y por tener la visón de los movimientos sociales y de ayudar a la gente - de hacer más que papel, acción - ellos me despidieron. Me despidieron por reaccionar y por revolucionaria. Ellos necesitan burócratas. 

P-1: ¿Cómo ves la preparación para la segunda Asamblea del año que viene?

R: Me parece que están muy organizados. Compartir experiencias y visiones nos ayuda muchísimo. Parece que tuviésemos 20 años pero en realidad tenemos solo 4 años de organización.  Estamos aprendiendo con todos los problemas. Hay compañeros que tienen más experiencia que nosotros y allí vamos. 

P-1: ¿Cuáles son los principales problemas ahora en Venezuela?     

R: El problema de la vivienda. La especulación inmobiliaria. Es inaccesible para un ciudadano tener una vivienda en un lugar seguro y con servicios básicos. Hay viviendas que son un poco más baratas pero tienes que irte fuera de la ciudad y a cada día levantarte a las cuatro de la mañana para hacer todo un recurrido. No es vida. Dentro de la ciudad, una vivienda en barrios un poco peligrosos cuesta doscientos millones de bolívares. Una persona para obtener una vivienda tiene que hacer muy grandes sacrificios si quieres vivir dentro de la ciudad. 

En Venezuela no hay ningún tipo de regulación, funciona el libre mercado. Si yo tengo un apartamiento yo puedo venderlo al precio que me de la gana. Entonces mi vecino ve, ella vendió ese apartamiento en quinientos millones, yo al mio le hice una pequeña reforma y lo voy a vender en quinientos cincuenta. Así se va manejando el mercado. Hay una página privada que se llama www.tuimueble.com, allí tienes una referencia, ves los precios, la gente se guía por eso. Es absolutamente neoliberal el mercado de la vivienda porque es manejado solamente por privados. El Estado no tiene ningún tipo de control sobre la venta de las viviendas. Una vivienda vieja, de cincuenta años, te puede costar casi lo mismo que una vivienda recién hecha. 

P-1: ¿Y qué son? ¿Grandes corporaciones?

R: El mercado de la vivienda está monopolizado por grupos económicos muy fuertes, por ejemplo, en la parte de alquileres, menos de mil personas manejan 25 mil viviendas. Nosotros hicimos un proyecto de expropiación que se lo entregamos a un alcalde llamado Juan Barreto, el alcalde apoyó la bandera de la expropriación, lo que afectó a 202 edificios. La gente se organizó, le entregó todos los documentos.Fue un trabajo de organización muy importante. Pero Juan Barreto no pudo ejecutar esos proyectos porque sus funcionarios, el Presidente de la Fundación de Viviendas, un señor llamado Pedro Magallanes y el Procurador de la Alcaldía Metropolitana, que es un señor llamado Juan Manuel Badel, hicieron todo lo posible para que este proyecto no se concretara. Ponían unos precios muy elevados a unos edificios muy viejos, los ponían al precio del mercado, entonces obviamente quedó muy caro para el Ministerio de Vivienda. Nosotros comprendimos perfectamente. El alcalde no fue reelecto. Un alcalde revolucionario que estuvo con nosotros, nos ha acompañado, que nos llevó a la mesa de vicepresidencia. Pero lamentablemente él no ganó sino que ganó la derecha en la ciudad de Caracas completa. Este alcalde que está actualmente está a favor de estas grandes corporaciones que son a la vez quienes les pagaron su campaña. Nosotros con ese señor no vamos a hacer nada. El unico alcalde nuestro que ganó fue el alcalde del Municipio Libertador, Jorge Rodriguez, el que firmó el decreto Cero Desalojo, el decreto nosotros lo hicimos y fue una media entre pueblo y gobierno. Tenemos muchos problemas con el decreto porque los jueces no lo están aceptando. Es una bandera política. Ya hay un precedente que para nosotros es bastante importante. 

P-1: Dijistes que empezastes con esto porque te toco a ti. ¿Qué le pasó a tu casa? 

R: Me mudé y estoy viviendo en otro sitio donde no tengo el enraizamiento que tenía hacia mi parroquia original. Estamos viendo como ideamos para que todo esto se solucione y yo pueda volver a lo que era mi parroquia. 

P-1: ¿Qué deseos tienes? ¿Para tu lucha y para el movimiento?

R: A mi lo que me mueve es la injusticia, no soporto la injusticia. Recuerdo claramente la noche cuando empezamos con más fuerza en el movimiento, nosotros, un grupo de compañeros del barrio, de la parroquia, hicimos un mural del Che Guevara que decía así: “si tú tiemblas de indignación ante una injusticia entonces somos camaradas”. Mucha gente no la conocemos, vamos por esta lucha, por la injusticia. Me parece aberrante que un ser humano tenga dos mil viviendas y explore a tantas familias que viven como esclavos, porque pasan toda su vida pagándole, pagándole, pagándole, una deuda interminable y después cuando a esta persona le da la gana, les botan a la calle como a unos perros. Eso me hierve la sangre. Y la lucha, y, mi mayor anhelo sería que esta gente ya no pueda seguir haciendo lo mismo y yo quisiera ver algún día que los expropiaran a ellos, que les confiscaran a ellos. Ellos ocuparon todas las tierras de Caracas, hacen lo que les da la gana, botan, hacen todo lo que quieren y nadie les pone un freno. 

Otro de los obstáculos que tenemos es la campaña mediática. En Venezuela los medios de comunicación son terribles porque no quieren al Presidente.  Es un presidente electo por nosotros, un presidente que viene del pueblo y por eso le tenemos afinidad. Para dañar al presidente satanizan cualquier iniciativa de los movimientos sociales. Entonces vamos juntos. Cuando ellos tratan de dañar al Presidente están dañando también toda la lucha del movimiento popular. El programa de las expropiaciones no se le ocurrió sino que fue un pedimento del pueblo. Las expropiaciones se convertieran en un tema de satanización total. Fue tanta la canallada mediática, fue tanta la mentira, todas las primeras planas de los periódicos decían que en Venezuela se estaba suspendiendo el derecho a la propiedad, que peligraba el derecho a la propiedad. Nosotros muchas veces hacíamos ruedas de prensa pero solamente nos sacaban los medios comunitarios y los medios del gobierno. Los grandes medios, que son privados, nunca nos tomaron en cuenta. Nosotros decíamos “es que no se está tentando el derecho a la propiedad, nosotros queremos socializar la propiedad”. Por ejemplo,en un edificio de un suelo dueño donde viven 40 personas, que lo está explotando, pues que estas 40 personas sean dueñas de sus edificios, porque estas personas ya sacaron muchas veces lo que les costó o lo que dicen ellos que les costó. Ellos se están aprovechando de lo que hace el estado, de las carreteras, de los servicios públicos, del metro, para aumentar una propiedad en la cual ellos no invierten nada. Eso me parece que es uno de los tacos. Los medios de comunicación para nosotros son brutales. 

P-1: ¿Cómo reacciona la gente que no está involucrada en el movimiento, cuando ven el periódico?

R: En Venezuela hay un fetiche hacia la propiedad privada. Cada vez que el medio dice “propiedad privada” la gente inmediatamente empieza ese discurso que nos han metido toda la vida. Lo tuyo es tuyo, lo mío es mío, aquella cosa de no compartir. Cuando dicen “propiedad privada” la gente nos sataniza a nosotros, dicen que somos unos vivos, unos aprovechadores, en los blogs de los periódicos, dicen: “vayan a trabajar, flojos! Tengan las cosas con sacrificio!” Pero ellos no tuvieron las cosas con sacrificio. Como decía Oscar Wilde “Detrás de toda gran fortuna siempre hay un delito”. ¿Quiénes son los delincuentes en este caso? O ellos o el pueblo que simplemente está pediendo un derecho, una reivindicación. 

P-1: Y tú, personalmente Elizabeth, dime ¿qué esperas o que sueñas para ti?

R: A veces tu te envuelves tanto en el colectivo que se te olvida lo propio. El otro día yo hablaba con una compañera, nosotras todos los días salimos a hacer lobby en las instituciones, a hacer trabajo de la organización y las cosas propias no las hacemos. Tenemos que dedicar un tiempo también a nosotras. ¿Qué me gustaría? Lo que le gustaría a todas las personas, tener un sitio seguro dónde vivir, que sepas que no te van a sacar y que no vives de paso, un lugar estable, seguro. Esta vida también me gusta mucho, viajar, conocer a las personas y seguir en la lucha, porque es la vida que nos tocó y es la vida que nos gusta.

 

Fin de la entrevista

Ver Tudo PDF do Depoimento Completo

Outras histórias


Ver todas


Rua Natingui, 1100 - São Paulo - CEP 05443-002 | tel +55 11 2144.7150 | cel +55 11 95652.4030 | fax +55 11 2144.7151 | atendimento@museudapessoa.org
Licença Creative Commons

Museu da Pessoa está licenciado com uma Licença
Creative Commons - Atribuição-Não Comercial - Compartilha Igual 4.0 Internacional

+